La otra profecía

Estos últimos meses fueron bastante ajetreados y se vienen peores, pero no quiero que pase más tiempo sin comentar y recomendar, por lo menos brevemente, una de las nuevas entradas a la biblioteca de este año.
La otra profecía es una novela infanto-juvenil de la escritora argentina Lorena Falcón. Según una definición, literatura infantil es aquella dirigida a los niños. Según otra, es toda aquella que pueden leer tanto jóvenes como adultos. En este caso la que se aplica sin dudas es la segunda.

Lo más destacable de esta obra es todo lo que sugiere. Hay mucho sin decir, porque no es necesario decirlo. Expone lo indispensable para la historia contada en este momento, mientras que detrás, como una música que cada tanto sube un poco el volumen pero siempre está de fondo, deja entrever el pasado de algunos personajes, las relaciones entre ellos, sus planes y pensamientos. Hace buen uso de una de las mejores herramientas del escritor: la imaginación de quien lee. Exige del lector por más joven que sea y eso siempre se agradece, considerando que hasta en la literatura más adulta suele olvidarse que quien lee además de ojos tiene cerebro. Ambientada en un mundo maravilloso, se ahorra de aburrir con referencias geográficas innecesarias y otros elementos que suelen ralentizar la trama en la novela fantástica y va directo a contar lo que sucede con la heroína, Kamilla, que escapa de un destino que parecía irrevocable, sola, lanzándose a un mundo del que nada conoce.

Muy recomendable para quienes se inicien en la lectura y para quienes gusten de la fantasía.

Y esto es lo que dice su contratapa.
El momento anunciado por la profecía se acerca. Únicamente el sacrificio de una joven puede evitar la catástrofe que se avecina. El Templo del Sol está seguro de poder impedir la calamidad, después de todo, lleva años preparándose y ya encontró a la joven indicada. Pero, ¿alguien se preguntó si ella está dispuesta sacrificarse? Luego de años de encierro, Kamilla intentará huir del destino que eligieron para ella. Se enfrenta a un mundo que solo vio de lejos, a través de una ventana. ¿Debería encontrar su sendero sola o aceptar la ayuda de quienes se cruzan en su camino? ¿Podrá afrontar sus temores y dejar atrás sus remordimientos?

3 Comentarios:

Lorena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lorena dijo...

Hola, Emile:

Muchas gracias por tu comentario. Me alegro de que te haya gustado :). Y espero poder volver a contarte entre mis lectores ya que empecé otra novela. Sí..., sigo siendo reincidente.

Aprovecho para felicitarte por este blog. Sé que es una frase hecha, pero realmente es "un festín para los ojos".

Besos.

PD: Si tu curiosidad pregunta qué decía el mensaje suprimido, podés tranquilizarla, decía lo mismo, pero con un error de tipeo que no pude corregir.

V. T. Abdala (Emile) dijo...

Me alegra la noticia. Realmente es muy bueno leerte, tanto en cuentos como en novelas.

Gracias a vos por tus palabras.
Muchos saludos.

Publicar un comentario

Favor de cuidar la ortografía. Las comas, los puntos y los acentos son tus mejores amigos. Gracias.